Entrevista para el festival Havana World Music

Aquí podéis leer la entrevista que me han hecho con motivo de mi participación en el festival #HavanaWorldMusic

 

Sara Guirado es coreógrafa y  bailarina de danza oriental, folclore árabe y giro sufí . En España es una de las pioneras en la introducción de la danza oriental y en 2011 fundó su propia escuela en la ciudad de Valencia.Es una de las artistas confirmadas para el HWM 2017

 

¿Cómo recuerda su primera toma de contacto con la danza oriental?

Me enamoré locamente y fué un flechazo a primera vista. Sentí que esa danza era especial. No sólo cautivó mi cuerpo, también sedujo a mis emociones. Esa música me envolvía y era lo único que me conectaba con otro terreno mucho mas allá que el físico. Amor, puro amor.

Usted tiene su propia escuela de danza oriental, una antigua iglesia reconvertida en academia de baile. ¿Por qué tomó la decisión de abrir este centro? ¿Qué le aporta la enseñanza?

Sentía que era el momento de aportarle a mi ciudad un espacio donde profesionalizar la danza. Se empezaba a desbordar el número de alumnas y yo necesitaba mi espacio donde crear, tanto para ellas como para mi compañía. Si comparabas las diferentes danzas siempre parecía que la danza oriental era una danza de segunda y quería que hubiera un lugar donde se le mimara, ¡estaba enamorada de ella!

Usted es una artista polifacética y domina varias técnicas. ¿Podría explicarnos en qué consiste el giro sufí?

El giro sufí es una práctica que se realiza como medio de conexión con la espiritualidad. Cuando giramos experimentamos diferentes sensaciones, comenzando desde nuestro propio físico que se somete a un cambio en el equilibrio y visión del mundo. Las emociones se despiertan produciendo diferentes formas de expresarse. Muchas personas liberan bloqueos, ríen, lloran, gritan, conectan, pierden peso y se sienten ligeras para empezar a ver el mundo desde otra perspectiva.

¿Qué tiene la danza oriental para haberse convertido en su pasión?

Es una danza antiquísima, la más o de las más antiguas del mundo que además, por su localización geográfica, ha entrado en contacto con diferentes civilizaciones, eso está impregnado en su energía y su riqueza cultural. Poder palpar la historia, y sus pasos de ida y vuelta hace que me parezca algo que nutre no sólo mi cuerpo sino también mi mente. Sus movimientos, al ser muy focalizados en la zona del vientre y caderas, refuerzan en mi una energía “creadora”, o llamémosla de fertilidad. Siempre surge un efecto positivo al bailar, un efecto que suma y crea.

Ha viajado por todo el mundo y ha actuado en países como Egipto, Brasil, Sudáfrica, Tailandia o Israel. ¿Cómo se ponen en contacto con usted? y ¿cómo prepara estas actuaciones?

Me localizan por mi página web y videos de YouTube.

Procuro nutrirme de la cultura del país al que viajo previamente, costumbres, tradiciones, cultura e incluso política. Soy muy curiosa y creo que los códigos de cada lugar hay que conocerlos para poder conectar con el espectador. El publico es y se expresa de maneras diferentes y hay cosas o elementos que funcionan bien en un sitio o en otro. Me gusta no sólo crear un número de baile, intento crear una historia que contar, a veces se puede o a veces por las condiciones del número no se puede, pero es como realmente disfruto y pongo mi imaginación al límite. El problema es que casi siempre se producen situaciones inesperadas que cambian lo planeado, es una constante en mi vida y tengo que tomar decisiones y caminos diferentes. Por ejemplo cuando viajé a Israel hubieron que hacer cambios de canciones y vestuario por respetar el luto por la madre del cantante. O los atentados terroristas de Paris sucedieron antes de mi actuación allí y me hicieron replantearme todo mi número y anular uno de ellos. Y así mil historias, menos mal que estoy acostumbrada a la improvisación y a resolver situaciones rápidamente.

Hablando de viajar, usted ha sido confirmada como una de las artistas que actuará en el HavanaWorldMusic 2017. ¿Qué supone este festival para su carrera?

Siempre tuve admiración por la riqueza cultural y artística de Cuba. Me gustaría mostrar el folclore árabe y hablar de su riqueza musical y sus expresiones para dejar un camino abierto a seguir conociendo este arte. Que entrelacemos músicas y danzas para enriquecernos y descubrir lo que nos une y lo que nos distancia

¿Le gusta ir a festivales de música en su tiempo de ocio?

Me encanta, y creo que es necesario para enriquecer tu danza. Desde pequeña la música en directo me cautivaba y ansiaba el momento de coger la mochila e iniciar una nueva aventura. He aprendido mucho por compartir escenario con músicos. Me gusta verlos desde dentro y desde fuera. Me estimula y realmente es de las cosas que mas feliz me hace.

¿Cree que los festivales, más allá de un divertimento, pueden ser también revulsivos culturales?

Obviamente sí, por un lado porque los festivales son una puerta a la visibilidad de lo que construyes, el público es muy transparente y puedes ver el resultado en ellas y ellos rápidamente y eso es aprendizaje para el que crea. Por otro porque inspiras a ese publico y puedes darle la chispa de la curiosidad y de que inicien algo o que ayuden a mantener el circuito artístico. También se produce un intercambio cultural entre los grupos, se nutren unos de otros y pueden surgir nuevos proyectos. Los festivales, si son buenos, como en el caso del HWM, te acercan a otros lugares, acortan las distancias y te muestran las músicas que se crean fuera de los circuitos mas comerciales, como yo siempre digo “ te limpian los oídos”.

Usted es muy conocida por un vídeo de Bellydance (danza del vientre en inglés) que se ha convertido en el más visitado del mundo en Youtube. ¿Qué función cree que tienen las redes sociales para difundir su trabajo?

Ha sido crucial para llegar a lugares y a bailar ante personalidades que jamás hubiera imaginado. Cuando yo empecé a bailar no me planteé un destino ni objetivo final, sólo lo hacia porque era lo que me hacía feliz. Así que todo lo que está llegando es un regalo para mi, es un “extra”. La danza, al mostrarse visualmente era algo efímero, no es como un libro, las redes están dejando huella de esas coreografías y además tienes el criterio del público en el instante. Ayudan a tu desarrollo y ayudan a dar continuidad a creaciones que quedarían olvidadas.

De su faceta como coreógrafa destaca “Historias del Harem”, un espectáculo de danza oriental contemporánea. ¿Cuál es la historia que hay detrás de este trabajo? ¿Qué acogida ha tenido?

Con Historias del Harem construyo un mundo en el que se reflejan las vidas de mujeres confinadas en un espacio y con una estructura de vida impuesta, es algo que ocurrió y ocurre actualmente. Es una reflexión sobre la vida de la mitad de la población, las mujeres, mediante danza. Yo misma me liberé de muchas imposiciones a la hora de crearlo. Me permití a mi misma experimentar desde la tradición y esencia de la danza oriental pero llevándola a un territorio nuevo. Cada elemento, cada movimiento está justificado en el “harem”, no hay nada que no tenga un sentido comunicativo. Por eso los espectadores salen diciendo que han visto teatro en vez de danza. En el harem pasas por todas las emociones, se vive angustia, alegría, euforia, pena, asombro, belleza, y te llevas una reflexión a casa. Los espectadores salen emocionados, en lágrimas muchas veces. Sienten que han visto algo diferente, que nunca habían visto. Creo que esta creación surge de mi propia experiencia y el trabajo con mujeres, tanto por conocer sus vidas y como por el cambio experimentado en las clases.

¿Cuáles son sus proyectos para el futuro más inmediato?

Ahora mismo voy a focalizarme en la grabación de un single, estamos ultimando detalles para iniciar la grabación a mediados de este año. Además tengo otros proyectos que me apasionan, como una nueva gira con La Banda del Pepo, grupo de músicos en el que participo no sólo como bailarina, sino también como percusionista.